TIERRA DE BABEL

Jorge Arturo Rodríguez /

Jodidos, jodidos, jodidos estamos la mayoría de los mexicanos, pero de que celebramos, celebramos, y lo hacemos por cualquier motivo, por las madres (¡claro que sí!), por los padres (más o menos), por el abuelito (ya que), por el sancho (que van en aumento), por los cumpleaños y aniversarios de todo y por todos, aunque nos quedemos sin ningún quinto, ahí luego vamos al empeño. Y claro, celebramos el día del amor y de la amistad, y ahí van los regalos, las rosas rojas y multicolores, los dulces y chocolates, las tarjetas ahora enviadas por internet. Muchos dicen que son puras pendejadas; otros tantos que son purititas cursilerías; los hay que piensan que nomás son gastos a lo wuey, pero algunos dicen que “me vale madre y yo sí quiero y amo y tengo amigos y lo celebro”. Pos cada quien su trasero, digo su vida. Cada quien sus bolsillos.

La canasta básica que espere, ¿no? Por cierto, el 43% de los alimentos de la canasta básica son de origen extranjero (FAO), aunque México se una potencia mundial agropecuaria; la canasta básica con mayoría de productos extranjeros requiero 618 pesos extras, es decir 7 días de salario mínimo más; una canasta básica con mayoría de productos extranjeros –la mayoría viene de EU- tiene un costo promedio de 2066 pesos; con el 70% de lo que se gasta en una canasta básica con productos extranjeros, se puede comprar la canasta nacional. (sinembargo.mx, 7-02-17).

Y los obsequios del día del amor y la amistad, ¿de qué origen son? ¿Chinos? Y seguimos comprando…

La Alianza por la Salud Alimentaria llamó a:

1. Consumir productos elaborados en el país, no importados, como una primera medida (se fortalece la economía local).

2. Comprar los productos mexicanos con mayor preferencia en mercados y tianguis donde hay mayor cercanía a los productores locales, pequeñas empresas y en los pequeños comercios (generan mucho más empleo).

3. Adquirir alimentos saludables, alimentos frescos. De preferencia, cuando sea posible, de pequeños productores (se fortalece la economía de los pequeños productores y se protege la salud). (sinembargo.mx, 7-02-17).

Pero que el amor y la amistad sigan. El colmo de los…

De cinismo y anexas

En el marco del día del amor y la amistad, les comparto un texto de mi creación que fue seleccionado para una impresión colectiva en Ediciones Cerezo, en España; se titula “No vives, existimos, amor” (Dedicado especialmente a Dalia Pérez Castañeda, ella sabe por qué):

“Hoy estuve a orillas de tus ojos. Caminé hacia ti, a tus playas. Vi el mar de tu cuerpo, el canto de tus labios, el aliento de tus pechos, la marea, el ir y venir de nuestro tiempo, desnudos adentro. Marejadas, horizontes, cielos, la certeza de nuestros encuentros. Nos amamos en corales, medusas, caballitos de mar, anguilas, aguas ardientes, profundos movimientos, algas, pulpos. Estallamos y emergimos. Despertamos entre ostras y cangrejos. Nos miramos.

-¿Quién prepara el café?- nos preguntamos al mismo tiempo.

Reímos, nos besamos, nos abrazamos, y al poco rato ya estaba en la calle, rumbo a la rutina, la simplicidad de los días iguales.

Otra noche nos soñamos de nuevo. Huelo a ti. De pronto, un ciclón enfureció. Cuando se calmó el mar colérico, te busqué días y noches, y cansado en la playa te encontré, sin vida, como dormida cuerpo de mujer y pez. Te devolví al mar.

Estás ahora, ahí has estado siempre, a orillas del mar y veo tus ojos. ¿Cómo andar, amor, sin ti? Me empeño en escuchar tu canto. Dicen que estoy loco. ¿Verdad que sí, amor? Si no, ¿cómo existiríamos?”

Compartir

No hay comentarios

Dejar respuesta