Palabra de Mujer/

*En el fondo es una insaciable lucha por el poder donde la tarea de terminar con la corrupción no está contemplada.

Por Billie Parker/

Veracruz pone en evidencia que hoy por hoy en México, los medios de comunicación son la arena política donde los rounds de sombra entre los actores de los gobiernos -llamados “de los peores”- pervierten la democracia, en su insaciable búsqueda del control del “relato del poder”.

Lo llaman los estudiosos de la comunicación, la “democracia invertida” o en casos como Sheldon S. Wollin, de una democracia “dirigida” cuyas bases son: la obsesión por el control, la supremacía y la intolerancia hacia la oposición, actualmente tendencias dominantes en numerosos países considerados democráticos, con congresos funcionando “pero distanciados de una ciudadanía desalentada y parcialmente cómplice” ante su apatía, sumisión o falta de razonamiento de receptores sobre el discurso (como concepto) que hacen circular.

Opuestamente a lo que debería esperarse de una democracia constitucional, donde las reglas y las instituciones “delimitan y establecen los términos de la lucha por el poder”, es esta misma lucha por el poder y su virtual resultado lo que definiría “el cumplimiento, el cambio o la violación de las reglas”, definió María Matilde Ollier, doctora argentina en Ciencia Política.

Luego de que en el siglo XX se sembrara en el imaginario colectivo que “a mayor libertad de información, mayor democracia”, el siglo XXI trajo la revolución de las nuevas tecnologías, donde la ciudadanía presuntamente tomó el control de la información. Un fenómeno momentáneo porque la cúpula en el poder instauró inmediatamente la “democracia invertida”.

Se proclamó el derecho a la comunicación y los poderosos decidieron comunicar más que gobernar. “Y comunicar devino en luchar por el relato del poder”, concluyen los académicos.

Los medios de comunicación se han convertido en rehén de estos gobernantes y políticos corruptos cuando los utilizan para enviarse mensajes y cooptar las redes sociales – insisto, redes poderosas en su primigenia irrupción como contrapeso por el poder-, pero que hoy son víctimas-rehenes del golpeteo que se dan entre los políticos. La vía es la información o el relato del poder que “construye la élite política” en sus “medios representativos”: radio, televisión, noticias online, impresos, etc.

Por ello los políticos están optando por deshacerse de los medios locales y fortalecer a los que a su parecer tienen mayor “credibilidad” nacional, cooptándolos con diversas estrategias, haciendo creer a los consumidores -que no razonadores- usuarios de las redes, que solo ellos poseen “la nueva verdad”.

Filtración de primicias, la industria de la filtración avalada por “plataformas seguras para “hacer llegar” anónimamente información. O, los políticos ofrecen cuantiosas sumas por la publicación de sus “golpes”; y los medios elegidos (concentración), se fortalecen a través de esas “fugas controladas” de información y financiera, sin que ninguna autoridad, ni judicial ni electoral las regule. Estos son apenas algunos de los aspectos que dominan el escenario informativo que la gente consume como verdades históricas.

¿Qué toca hacer? Varias tareas, los consumidores informarse, analizar su contexto, fijar una postura frente a ello. Para los que emiten el mensaje, no replicarlos dice destacada antropóloga vercruzana a quien le preocupa lo que hoy “la gente no está observando, ni siquiera registrando”, como es la desvirtuada democracia, al transitar de la democracia de dictadura perfecta a la imperfecta ( Mario Vargas Llosa dixit). Concepto que saltó hacia el Estado fallido y a la actual democracia invertida, donde el electorado solo sirve para legitimar un voto, totalmente manipulado por los golpes mediáticos y la decisión cupular de quienes son los que contienden más por la corrupción que por merecimiento.

Concentración de la información en unos cuantos medios, fabricados por la elite política; y la confusión de poderes, son la base de la “democracia invertida” donde los políticos se tornan periodistas y los periodistas meros y manipulables actores políticos.

“Esto ha llevado a una polarización que va más allá del enfrentamiento entre modelos económicos (entre los grupos económicos dueños de grandes medios y el gobierno) para incluir luchas entre clases sociales, “razas”, regiones y por supuesto ideologías”, concluyen Bobbio y Bovero.

Hay políticos que se compran sus propios medios de comunicación (¿conoce usted cual compró su gobernante?) para golpear al adversario. Otros solo “invierten” sumas millonarias para filtrarles la información, que incluso lo hacen cinicamente desde las altas esferas de sus cargos hacia los “medios representativos” que han elegido-comprado, y que por efecto dominó obligan a otros, a replicar sus noticias para no quedar fuera de la jugada informativa.

Las primicias dirigidas, manipuladas para golpearse entre ellos con frenético canibalismo intergrupal es un fenómeno que debe alertar a la ciudadanía en este desvirtuado escenario de la “democracia invertida.

Pero las definiciones son menos importantes que la comprensión del fenómeno y de su gravedad. Es la perversión de la actividad periodística- ya de por si agraviada por la tendencia de un periodismo de meras transcripciones de declaraciones y conferencias- y una nueva manera de manipular a la opinión pública, lo trascendente.

La lucha de los medios como relatores del poder comienza en el discurso, pasa por las finanzas y termina en las leyes. Discurso que circulan selectivamente para ganar la lucha por el poder; finanzas discrecionales para destruir medios y leyes para intimidar, coaccionar, y acotar el poder de los periodistas, dicen los politólogos.

VERACRUZ ESTUDIO DE CASO

En México, Veracruz es todo un estudio de caso, donde los periodistas han sido agredidos por distintas vías, que van desde quitarles la vida, agredirlos, robarlos, intimidarlos, no pago a las pautas publicitarias contratadas (robo), exclusión de eventos, denostación y descalificaciones, y privilegios cínicos a sus “medios representativos”, que cuentan además con acciones-inversión del mismo gobierno y sus funcionarios.

Una muestra es el episodio de las últimas horas, donde por obviadas razones, 16 priistas y 4 diputados verdes defienden en carta al gobernador Javier Duarte, investigado por la PGR de enriquecimiento ilícito, peculado, y faltar al deber legal, del proceso que le seguirá su partido (PRI) este lunes.

Y por el otro lado dos senadores de Veracruz, como Héctor Yunes Landa y José Yunes Landa, que vuelven a la fórmula de hacer el “uno dos” contra el grupo Duartista, y que muestran su adhesion al dirigente nacional del PRI en su afán de “limpiar” la imagen del partido, ante la debacle que se prevé en el 2018 que se estima, los sacará de Los Pinos.

Ambos denuncian que alcaldes, legisladores y otros actores políticos en Veracruz están siendo intimidados para que firmen cartas de adhesión y en apoyo para defender al defenestrado gobernante, acusado junto a su camarilla de un saqueo histórico de Veracruz y demandan que el PRI pare los chantajes y coacciones que supuestamente les hacen desde el gobierno estatal.

Yunes Landa cuestiona en “comunicado” la traición de Duarte en las pasadas elecciones: “A las graves acusaciones que pesan sobre su persona, se suma el hecho que, durante la campaña electoral de este año, fue evidente su inclinación por impulsar la votación a favor de otro partido político y consecuentemente de otro candidato al gobierno del estado, por lo que su expulsión significaría, simple y llanamente, regularizar su nueva afinidad política.

Pero Yunes Landa, ex candidato a gobernador que perdió la contienda en este 2016, no responde en su boletín, que envía a unos primero y a otros después para que se lo repliquen, a las acusaciones del gobernador de Veracruz en el sentido que se llevó millones de pesos de la campaña sin aplicarlos.

El cochinero tricolor tiene alcances tan graves que en la víspera de la inminente expulsión del Javier Duarte golpean mediáticamente a quien inició el proceso de justicia partidaria con un periodicazo, según admite uno de los diarios que lo publica fue una información filtrada y no producto de investigación periodistica.

El equipo de Javier Duarte el viernes pasado envió a los correos de los veracruzanos – como es su táctica- un correo pasquín denostando como siempre a los medios de comunicación fuera de su esfera de medios “representativos”, retando y alertando que su gobernador no iría a la cárcel y lanzando más al fondo al suegro del alcalde de Xalapa, Domingo Yorio Saqui, según este correo sin firma, argumentando traición.

A menos de 24 horas del proceso a que se le someterá a Javier Duarte, los bandos priistas contrarios a Peña Nieto intentan tirar a uno de sus hombres en el PRI a través de una plataforma WEB donde -la filtración se hace oficial- al enviarles a los medios de comunicación “receptores” de estas¨”informaciones”, que el ahora exdirector general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y antes de que se lanzara como candidato único a la presidencia del PRI, Enrique Ochoa Reza, se autoliquidó por un millón 200 mil pesos.

La publicación se da luego de que el dirigente nacional priista desde Guadalajara, el pasado sábado, advirtió que no cederían a las presiones de Duarte.

“Cuando se afectan intereses uno espera que existan reacciones, pero la Comisión Nacional de Justicia Partidaria y el PRI continuarán revisando los casos y no cederemos a presión alguna”, reviró anoche desde Guadalajara el presidente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, ante el desplegado de 20 diputados federales del PRI y el Partido Verde.

De la lista de firmantes en defensa de Duarte están los diputados investigados por las PGR en casos específicos como desviación de recursos y las creación de empresas fantasmas como son: Noemí Guzmán Lagunes, exsecretaria de Protección Civil,SPC; Édgar Spinoso Carrera ex oficial Mayor Antonio Tarek, extesorero de la SEFIPLAN y Adolfo Mota Hernández, exsecretario de Educación (SEV) donde los señalamientos de desviación de recursos inició el destape de la cloaca que hoy es un escándalo internacional cuando Claudo X Gonzalez reveló el peculado desde la SEV.

Otros legisladores federales firmantes son Sofía del Sagrario de León Maza, María del Carmen Pinete Vargas, Fidel Kuri, polémico y cuestionado dueño de los Tiburones Rojos, Paulino Vázquez Villalobos, Heidi Salazar Espinosa, Erick Lagos Hernández, Jorge Carvallo Delfín, Miguel Ángel Sedas Castro, José Luis Sáenz Soto, Cirilo Vázquez Parissi, Marco Antonio Aguilar Yunes, Lilian Zepahua García, Oswaldo Cházaro Montalvo, Adriana Sarur Torre, Carlos Quintín Guillén y Javier Herrera Borunda.

Algunos diputados se dijeron engañados porque se les dijo que la firma era en apoyo a Veracruz, no al gobernante y negaron haber signado el desplegado que publicó ese diario, para criticar a Ochoa Reza.

“Los legisladores María del Carmen Pinete (PRI) y los ecologistas Javier Herrera y Adriana Sarue” dice el diario El Universal al aclarar que no signaron documento alguno en contra del dirigente del PRI.

OCHA REZA DE JUZGADOR A JUZGADO

La descalificación a Ochoa Reza podría tornarse como una advertencia del grupo que se defiende como gato boca arriba, hacia Enrique Peña Nieto, al bombardear otra línea de flotación al ya de por si pauerizado grupo de hombres del presidente de México.

¿Qué tanto le sabe Duarte a Enrique Peña Nieto para llegar al extremo de retarlo de tal manera? Nadie puede negar que hay relación, del proceso del PRI nacional contra Javier Duarte con este mensaje que le mandan al presidente de la Republica, vía su más acérrima enemiga en los medios como lo es Aristegui.

Las informaciones que manejan Reforma y Aristegui este domingo refieren que pese a que Ochoa Reza sólo laboró en la empresa durante dos años con 195 días. “El Manual de Trabajo para Servidores Públicos de Mando de CFE es claro: si un funcionario se separa “por voluntad propia” las compensaciones sólo aplicarán después de los tres años de servicio”.

Aristegui acota que “Los medios y organizaciones que participan en Méxicoleaks, la plataforma para enviar información a periodistas de forma segura, recibieron de manera anónima el expediente de la renuncia y la liquidación de Ochoa Reza a la CFE”. Reforma no hace referencia.

El cochinero mediatico, que se evidencia en este episodio del PRI, exhibe parte de la “democracia invertida “en la que los gobernantes se convierten en periodistas mientras los medios de comunicación juegan como actores políticos, muchos con conocimiento de causa pero, que sirve a sus fines.

“…unos (los medios) atacan esgrimiendo una democratización de la información que no practican ni ebrios ni dormidos y otros (los gobiernos) se defienden invocando una libertad de prensa que siempre intentaron sofocar con sus medios y sus prácticas empresarias,” sentencia Martín Caparrós.

El resultado es que “los gobiernos de los peores” aumentan el rating y, los medios pierden la calidad periodística, supliendo está por los mensajes del poder que van directo al imaginario colectivo, haciéndolos circular en sus medios “representativos”.

Solo basta ver como estos mensajes, ingenuamente, y/o con dolo por medio de boots, son retuiteados, replicados, compartidos en las redes sociales para registrar lo efectivo del fenómeno de la democracia invertida.

Compartir

No hay comentarios

Dejar respuesta