Yhadira Paredes/

Xalapa, Ver., 17 de febrero de 2017.- La Fiscalía General del Estado a través del Servicio Médico Forense ha sido omisa en la entrega de cuando menos cuatro cuerpos plenamente identificados de personas desaparecidas que fueron localizadas en fosas clandestinas en la entidad, denunciaron integrantes de colectivos.

Mientras esperaban a que llegaran a una reunión de trabajo el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Roberto Campa Cifrián y el Fiscal General, Jorge Winckler Ortiz, denunciaron esta situación que lastima aún más su situación.

La primera en exponer su caso, fue la señora Griselda Barradas, madre de Pedro Alberto Huesca Barradas, indicó que en el SEMEFO le confirmaron que se había hecho la prueba de ADN a los restos de su hijo y estaba plenamente identificado, pero esta es la fecha, desde hace casi dos meses que no se los entregan, sin mediar explicación alguna.

“Lo encontraron en Colinas de Santa Fe, donde estamos buscando nosotros (Colectivo) y hasta la fecha no me dicen nada. Nada más me dijeron que me esperara y que ellos me iban a avisar, pero hasta el momento no se han tomado la molestia en qué va el proceso”.

Una de las integrantes recordó que hay un caso más, el de un joven que se lo llevaron el 30 de abril de 2014, lo ejecutan y localizan sus restos ocho meses después en Rinconada, en enero de 2015, “por visitas al SEMEFO que realizaron las compañeras, es como dan con el joven, ya tienen todo para entregarlo y no lo hacen”.

Otro caso más, reportaron fue el de un joven que desaparece en julio, lo encuentran en octubre, solo osamenta, pero con la ropa del muchacho, playera, bóxer, short y no se lo entregan.

“Que por que se lo habían traído a Xalapa, se lo regresado a Minatitlán, luego que Xalapa y ahora resulta que nunca salió de Mina, haya está y lo que quiere es que se lo entreguen”, señaló.

Acusaron que el Fiscal Jorge Winckler no les da la cara, señaló Moisés Sánchez, padre de Julisa Sánchez que fue secuestrada el 11 de marzo del 2015 “en cuestión de que el delincuente dice una cosa y el resultado es otro, por qué no da la cara, es un fiscal que se acobarda, no tiene una capacidad”.

“A mi hija hace seis meses ellos lo encontraron en Córdoba, pero no es exactamente un ADN concluyente. Es la obligación de la policía decir la verdad”, aseveró.

Finalmente, consideró que es la delincuencia organizada la que “menea” todas las autoridades, por lo que se generan estas omisiones.

Compartir

No hay comentarios

Dejar respuesta