México, 15 Marzo 2017.- El exjugador Jared Borgetti exhortó a los equipos del futbol mexicano a enseñar el respeto desde las fuerzas básicas para evitar agresiones contra los árbitros.

Tras lo vivido con Enrique Triverio (Toluca) y Pablo Aguilar (América), quienes fueron suspendidos un año por agredir a silbantes, Borgetti recomendó que se trate desde las bases a los futbolistas para erradicar estas situaciones.

“La solución sería desde fuerzas básicas enseñarles a respetar a la autoridad, en este caso al árbitro, el club debe poner bases, reglas y ya grandes harán lo que te enseñaron desde joven. Si no quieren tener problemas en un futuro hay que empezar desde fuerzas básicas”, estimó.

Con su experiencia, tras jugar en el Bolton Wanderers de Inglaterra en la campaña 2005-2006, el “Zorro del Desierto” afirmó que el respeto es una gran diferencia en el balompié europeo al mexicano.

“Allá hay demasiado respeto, desde que te das cuenta que un árbitro va a amonestar a alguien lo hace con una tranquilidad y es algo normal, el árbitro le habla al jugador, éste se regresa el silbante le explica el porqué y es todo”, expresó.

“Aquí en México cometes una falta, el árbitro te va a amonestar y el jugador lo que le hace se va corriendo; el árbitro le habla, el jugador le dice ven tú y se retan.

“Entonces en este tipo de situaciones el árbitro toma resentimiento y después disfruta sacar una tarjeta tanto amarilla o roja, hasta la pone en la frente pero va derivado de como el jugador actúa. No hay respeto ni de un lado ni del otro”, explicó.

Opinó que para el bien del balompié mexicano esto “es una situación que se debe tratar de ambos lados”, y reiteró que en todos lados el respeto es algo que siempre debe sobresalir, algo en lo que debe trabajar la Liga MX.

“En todas partes hay respeto, aquí es la Liga, nosotros sabemos que podemos ser castigados, pero nos confiamos y decimos que aquí no pasa nada yo soy tal jugador y no me haces nada y esto no lo haces en una Copa del Mundo por ejemplo, porque sabes la consecuencia pero a veces se siente confiado donde cree que puede ser intocable”, aseveró.

El también comentarista de la cadena ESPN dejó en claro que una agresión al silbante jamás es justificada sin importar que se trate de algún jugador de renombre y sin importar la nacionalidad se debe imponer el castigo que dicta el reglamento.

“El hecho de decir que eres el capitán no te da derecho de insultar o de querer golpear a nadie, si puedes tener un acercamiento hacer sugerencias, preguntas y nada más, pero llegar a una situación de éstas no es válido. El árbitro debe sancionar como debe ser independientemente de la nacionalidad que sea”, consideró.

Información de notimex

Compartir

No hay comentarios

Dejar respuesta