SEGURAMENTE a Andrés Manuel López Obrador se le congeló la sonrisa, no por la nevada en Nueva York, sino por los tropiezos de su gira en Estados Unidos.

PRIMERO canceló un mitin, cuando le exhibieron una foto que no le gusta al tabasqueño: esa en la que sale abrazado del preso alcalde de Iguala, José Luis Abarca. Luego se hizo viral el video en el que le dice “¡Cállate, provocador!” a un señor que, en realidad, resultó ser padre de uno de los normalistas de Ayotzinapa desaparecidos. ¡Ouch!

Y AYER que iba a entregar en la ONU su cartita por los migrantes, ¡pum!, la meganevada le enfrió los ánimos, pues Nueva York quedó paralizada. Falta ver si logra llegar a Washington como tiene planeado. De lo contrario, es muy probable que acuse al clima… ¡de compló!

Se lee en Templo Mayor de Reforma.

Compartir

No hay comentarios

Dejar respuesta