Astrolabio Político

Por: Luis Ramírez Baqueiro

“Al comienzo fueron vicios, hoy son costumbres.” – Séneca.

En la política mexicana y especialmente la veracruzana, la crónica y relato de personajes sátrapas, facinerosos, bandidos, que pasaran a la historia de nuestro estado como modelos de lo que no se debe hacer o seguir, están a la vuelta de la esquina, como recordatorio fiel de los hierros cometidos por la elección de personajes, que una vez asumido el poder, son mareados por los aires que producen los nuevos encargos, los cuales, trastornados, sucumben tras los excesos y la muestra evidente de esas actitudes por demás despóticas que terminan volviéndoles a la realidad.

Así pues, se recuerdan los casos de la ex alcaldesa de Álamo-Temapache, Blanca Batalla Hervert -recientemente desaparecida- quien en noviembre de 2009 habría tenido que solicitar licencia a su cargo tras conocerse que, con el recurso de los habitantes de su pueblo, poseía un zoológico -sí, leyó bien, un zoológico- de esos que ya quisiera tener el Africam Zafari, para darle gusto y placer a uno de sus hijos, que lastimosamente dejó morir al menos a un par de especies y que a la postre la obligó a no retornar al encargo.

De igual modo, otro caso cimbró a los habitantes de Coatepec, con la llegada de Roberto Pérez Moreno “Juanelo” quien caracterizó a su periplo gubernamental como el más atroz para el crecimiento y desarrollo de la inseguridad, pues fue precisamente con él, según cuentan las leyendas urbanas cuando se comenzó a evidenciar el apoyo del munícipe para los grupos criminales, con los que hacia escarmentar a sus enemigos, el caso más claro lo sufrió el periodista Alfonso Mora Chama, quien tras ser levantado, salvajemente golpeado, se le advirtió que dejará de escribir y señalar al entonces alcalde, sino quería experimentar un castigo mayor. A la postre, todos conocimos el desenlace, mismo que le retiró penosamente del cargo y que lo convirtió en un prófugo de la justicia.

Ahora ocurre algo similar, en Emiliano Zapata, municipio conurbado con Xalapa, en donde su alcalde Daniel Olmos García y de su hijo el diputado local Luis Daniel Olmos Barradas, quienes junto a su familia se han encargado de hacer de la función pública un negocio de millones de pesos, mismo que los ha colocado ya en el ojo del huracán, pues desde noviembre del 2016, fueron denunciados ante Fiscalía de Atención a Delitos Cometidos por Servidores Públicos, pues a decir de los habitantes de su municipio ha sido evidente que no han transparentado el uso de los recursos y, a la par, ha incrementado de forma notoria sus bienes y los de sus familiares.

Según consta en la denuncia se trata precisamente de sus familiares directos, sus hijos y su esposa, los que han incrementado su peculio durante los tres años que Olmos García lleva al frente del ayuntamiento.

La denuncia detalla la adquisición de bienes inmuebles, algunos ubicados en la comunidad El Carrizal, donde el edil y su familia tienen su residencia, pero también es conocido por los habitantes que a través del municipio ha hecho cesiones a favor de sus propios hermanos.

Otro asunto que se incluye en la denuncia de hechos son las donaciones que la cementera Moctezuma, asentada en Apazapan, hace cada año y de las que no se tienen registro de su aplicación a favor de los habitantes de Emiliano Zapata.

A esta ya lastimosa lista de hechos, se deben agregar las acciones que comenten al amparo del poder, y es que el pasado domingo 5 de marzo, los pobladores de este municipio debieron soportar un espectáculo poco agradable.

Según se sabe elementos de la Fuerza Civil detuvieron a las afueras de la Localidad de Rinconada al hermano del alcalde, Gustavo Olmos Duarte quien en total estado de ebriedad escandalizaba, a lo que los uniformados procedieron a la detención del sujeto, quien sin miramientos les gritaba lo dejaran en libertad de inmediato.

No bastó en el espectáculo que el mencionado refiriese todas las influencias que tenía, que incluso les costaría el trabajo, pues de ser necesario le llamaría al mismo gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, y al secretario de Gobierno, Rogelio Franco Castán, bajo las amenazas de que tanto su primo, como sus sobrinos, tomarían cartas en el asunto.

Es así como los habitantes de Emiliano Zapata se encuentran cansados de tanta tropelía, hartos ya de abusos y excesos no ven la hora de llegado el momento acabar con tan penosa maldición que les representan el mantenerles en el poder, esperemos que pronto, quien mandata en Veracruz, tome oídos al llamado de los ciudadanos de aquella demarcación, que no ven la hora de que se acaben los excesos de Los Olmos.

Sextante

Dicen que es de personas bien nacidas el reconocer los errores. Hace unos días en este mismo espacio hacíamos un llamado a las autoridades del Instituto de Pensiones del Estado (IPE), para que pusieran atención a la integración del personal femenino que conformaba el instituto. Hoy excuso reconocer que fuimos mal informados de tal situación.

En abono a ello, debo señalar que la selección de la plantilla de personal que labora en el IPE, fue conformada por su propio director Hilario Barcelata Chávez, bajo un estricto estándar de control, evaluación y consenso, por lo que personajes como María de Lourdes Fernández Martínez demuestran con valía su incorporación a la función pública.

Egresada de la licenciatura en Derecho por la Universidad Anáhuac, con maestrías en Administración Pública por la misma universidad y maestría en Derecho Electoral por la Universidad de Xalapa, conforman un selecto grupo de mujeres y hombres que demuestran con creces su profesionalismo y que abonan con su capacidad y esfuerzo a mejorar la imagen de este importante organismo en favor de sus derechohabientes.

El futuro del IPE será de conjuntarse la voluntad política de quienes detentan la potestad para hacerlo de un futuro prometedor bajo la dirección de Barcelata Chávez y equipo.

Compartir

No hay comentarios

Dejar respuesta