Palabra de Mujer/

Billie J Parker/

La semana que dejamos atrás- Gracias a Dios- resultó por demás trascendente para Veracruz por la inédita licencia solicitada por un gobernador priista pero también por el anuncio del rescate, tardío, rescate que no han explicado, de una entidad colapsada en todos los ámbitos por la omisión de un gobierno federal que dejó se cayera y con ellos, atropelló a los veracruzanos lanzándolos en un abismo en caída libre.

¿Desde dónde se orquestó semejante circunstancia? ¿bajo que fines? ¿intervino algún priista traicionado por Javier Duarte que no dudó echarnos a los veracruzanos al hoyo por una venganza personal? ¿estuvo de por medio la sucesión estatal y presidencial para este atroz crimen contra casi 7 millones de habitantes?
Preguntas por esclarecerse, y no duden que así se hará porque ello abonó a lo que había hecho ya la pandilla duartista.

La “salida” de Javier Duarte ha movido estructuras, emociones y grupos de interés en la entidad, sobre todos los aliados al PRI, mismo que pierden de vista que tarde o temprano tendrán que pagar el alto costo que los habitantes de Veracruz tuvieron que padecer por votar por ese partido en el 2010.

En estos fatídicos seis años -y si me apura nos vamos a lo que opinadores en Veracruz ya llaman la docena trágica-los veracruzanos son los que se llevan la peor parte del sistema político donde prevalece la mentira y la impunidad.

Las difamaciones se han vertido con más fuerza que las cascada del Niágara confundiendo a la opinión pública y publicada, bajo la consigna de la dominación de la inteligencia, de la razón, de apropiación con mentiras de las decisiones de una población que requiere urgentemente acciones para construir su real ciudadanía.

No es gratuito que la educación y la secretaría encargada de los programas sociales son los nichos del desvío y robo de recursos. A esa clase política no le conviene que lo veracruzanos sean ciudadanos que ejerzan sus derechos.

El hombre se define por la palabra, el honor está en la palabra decían los ancestros, pero como bien lo explicaba el filósofo neoplatónico griego, “el mentir, mucho más que reír, es propio del hombre”.

El fenómeno de la mentira en política no es una sorpresa, pero hoy en día resulta una táctica emergente de la democracia invertida, utilizada para cancelar que la libertad de expresión exhiba a los corruptos y revele su esencia; donde los adversarios de guerra sin tregua por el poder insanamente utilizan a los medios para manipular la realidad por esa vía.

La mentira política existe desde siempre, quien no recuerda en este régimen político -y que todavía persiste- la regla de la “demagogia” para no decir nada, encubrir la realidad y ocultar lo que hacen los gobiernos, sólo que en el siglo XXI le nombran “manipulación o propaganda”, y ahora “marketing político”.

Las mentiras desde siempre han sido sistematizadas y codificadas, lo asumimos, parte de la naturaleza de la lucha indeseable por el poder de un sistema vertical, salvaje, pero nunca se había mentido tanto como se hace hoy en día, y nunca se ha mentido tan masiva, tan íntegra y cínicamente como en la actualidad sin que de esa práctica se deriven responsabilidades.

Desde los totalitarismos y fascismos de la mitad del siglo XX, gran parte del progreso tecno-cibernético se ha puesto al servicio de la mentira definiéndola como la estrategia política para manipular la realidad, con cierta utilidad de interés político, económico o social. Puerta a la primacía del relativismo ético.

En las redes sociales, ante la falta de cultura de un ejercicio de razonamiento, se emiten mentiras como verdades y no es privativo de México.

Los debates de campaña entre Hillary Clinton y Donald Trump exhibieron claramente que entre más cubran con mentiras al adversario mejor les irá en la opinión pública, manipulada con verdades a medias, o francas difamaciones.

Veracruz ha sido emblemático en este activado “marketing político”, para vergüenza nacional y ahí están las últimas campañas.

LOS SAQUEADORES IMPUNES

La coincidencia generalizada entre las y los veracruzanos no es que Javier Duarte pida licencia a su cargo como gobernador de Veracruz, lo importante es resarcir el daño, abatir la descomposición social, que devuelvan -él y su pandilla- los recursos que se llevaron, que incauten sus bienes inmuebles ilícitos, que todos y todas los que ostentan su enriquecimiento oprobioso no se salgan con la suya, que el cinismo y la impunidad con que los atracadores deambulan en San Lázaro sea exhibido, que se aclaren las observaciones de la Auditoría Superior de la Federación sobre la cuenta pública del estado, entre otros aspectos.

Se requiere conocer el destino de los recursos pero mucho más trascendente es esclarecer el tema de las desapariciones forzadas, la agresión y asesinato de periodistas en el estado y las propiedades de toda esa banda que saqueó Veracruz. ‎

Conformarse con la licencia de Javier Duarte es avalar la impunidad, la corrupción, la infame práctica de la falta de rendición de cuentas, la simulación, lo mismo de siempre de esta partidocracia que no tiene llenadera.

Las manifestaciones por falta de pago que entran a la cuarta semana de bloquear la sede de los poderes en Veracruz, la capital Xalapa, están siendo considerados como una válvula de escape, sin embargo están dejando de ver que esa masa enojada y a la que lees han quitado todo, puede convertirse en un estallido social de proporciones inimaginables.

Los discursos de un liderazgo que siga en lo mismo que el anterior, que en Veracruz que no pasa nada no son nada conveniente, ya ha sido demostrado fehacientemente que no funciona. No es ni saludable para cerrar este infausto sexenio.

LOS NIÑOS Y NIÑAS YUNISTAS

Cuando se estimaba que Miguel Ángel Yunes Linares designaría a su equipo de guerra ante el sonido de los tambores tricolores que insisten en que no tomará posesión el 1 de diciembre, porque Duarte negoció su salida bajo la condición de que el gobierno de Peña Nieto actuara con la misma fuerza judicial contra MAYL, Yunes decidió arrancar con su propia generación de niños yunistas que -a como van las cosas- podrían gobernar en el 2018, y si hacen un buen gobierno, hasta otro sexenio más.

Los niños de la Yunicidad tendrán que enfrentar la desconfianza ciudadana, el desprecio a la clase política, la duda razonable a tener un gobierno panista en Veracruz, a los arribistas que seguirán llegando incluso porque aquellos priistas que traicionaron a Javier Duarte cuando los enriqueció y los libró de la PGR. Tendrán además que enfrentar el desmantelamiento de una estructura gubernamental, y reconstruir es mucho más difícil que construir desde cero.

Pese al optimismo tricolor, el daño hecho a los veracruzanos es irreparable, o ¿cómo van a resarcir 35 mil millones pesos desviados y los que derivó de este robo en despoblado? ¿Cómo van a desagravias a los que dejaron sin nada, la imagen de sus atracadores que se auto promocionan en redes confabulando en San Lázaro, indiciados incluso por la PGR y que el jefe a quien traicionaron, los sacó con un pie en la cárcel, a quienes la opinión pública y publicada ya los ha exhibido en su ostentosa riqueza ilícita? ¿Cómo van a pagar el dolor de los desaparecidos, los ejecutados, los que murieron de hambre, la quiebra de empresas, los periodistas asesinados, la quiebra de un estado que pagan los veracruzanos? No hay manera.

Los niños de la fidelidad (a las niñas las convirtieron en barbies) serían arrasados por los niños y niñas de la Yunicidad, si estos jóvenes azules no siguen el lamentable ejemplo de los “fieles” que no solo traicionaron a los veracruzanos, sino a su partido, a su jefe, a su propia familia, a sí mismos, en esta era de relativismo ético, amparados desde la federación por un gobierno priistas que hoy anuncia que rescatará a Veracruz en ese clásico juego perverso de “te hundo para sacarte y llevarme los honores”.

Los niños Yunistas tienen el beneficio de la duda.
A los fieles los veracruzanos difícilmente los perdonarán.
Que ni se paren por lugares públicos.

Compartir

1 Comentario

  1. Increíblemente los políticos se han olvidado, de una realidad, Veracruz es la víctima, independiente de que Yunes sea o no sea delincuente, por que es presunto aun, si delinquio lo hizo, con la complacencia del Pri, por los tiempos en que se achacan estas implicaciones, pues fue operador interno del pri cuando ataco a los amigos de Fox, es decir el discurso del Pri cae en demagogia por esta permisividad, si se aceptase este hecho, de hay que nadie quiere ver eso, la inmoralidad y doble juego que el primer cae, es como decir , yunes robo cuando el trabajo conmigo, y ahora que lo tengo en contra, pues, y no veo que alguien observe este paradoja, recordemos los contantes ataques, se han cebado, para empezar por que, la mayoría de ellos son subjetivamente manipulados, un ejemplo, 400 pueblos dicen que los saco de unas tierras, cuando el era secretario, y pues se les olvida atacar convenientemente al que mando la orden, digo yunes no se manda solo.
    La justicia, no existe en Veracruz, han atacado tanto a Yunes de forma tan irresponsable, que lo han victimizado, pues su detractor principal, a sido artífice de la situación en Veracruz, y no tiene credibilidad, cualquier acusación en este momento, es difícil de sostener, pues cae como un posible recurso de victimizar la democracia, ya no es creíble, ya no es confiable, pues esto le ha costado ya nacionalmente al pri, dudo mucho que revierta esta percepción,.
    Hablando de AMLO,quizás tenga mas cara de atacar a Yunes, lo malo es que usa los dichos del Pri, sigue con su cantaleta de todos son ratas, solo cambio el color, pero no aporta pruebas, solo se ve un mesianismo en fe, y cae tristemente en la demagogia, a río revuelto…,en fin pobre Veracruz, lo cierto que existe, es que el pri colapso a Veracruz estos tres años que ya había serias señales, y aun así lo sostuvieron, le ayudaron a Duarte, se rasgan las vestiduras, no aceptan lo que pasa, y siguen en seguir en confrontación, y la vergüenza, y a dignidad, , …, y la democracia, y la justicia, donde, , término diciendo, están mas empeñados en el desquite y en cubrir, que en hacer justicia, yunes, no se si eres o no criminal, pero todo apunta que mas bien se te quiere bloquear, es el estilo de este gobierno, criminalizar todo lo que es adverso.

Dejar respuesta