Números Rojos

Brenda Caballero

Si algo faltaba en Veracruz aparte de la constante inseguridad y crisis económica en la que vivimos, era incrementar el malestar social. Quién mejor para hacerlo que la pareja fugitiva del momento: los Duarte-Macías.

En realidad fue Karime Macías Tubilla, quien precisamente este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, apareció en las primeras planas y portales de información en México con la nota de que en un año se había ido de shopping y había gastado ocho millones de pesos.

¡Cómo no vamos a estar indignados! Si esa cantidad millonaria representa las pensiones de nuestros ancianos, las becas de aprovechamiento de nuestros niños, o las de nuestros deportistas de alto rendimiento, por mencionar algunos casos.

Pero ¿en qué puede gastar una mujer tanto dinero? De inmediato lo primero que viene a mi mente son lujos y excesos, los cuales se confirman con la investigación del reportero que escribe la nota, en donde señala hasta que rentaba limosinas y pagaba hoteles carísimos durante sus viajes.

Una de las tiendas que solía visitar en nuestro vecino país del norte era Neiman Marcus, la misma donde compraba la maestra Elba Esther Gordillo, hoy presa en el reclusorio femenil de Tepepan por los delitos de lavado de dinero y delincuencia organizada.

Pero no era la única tienda… Karime igual hacía compras en Nueva York, Phoenix, Colorado y en la zona exclusiva de la ciudad de México, lugar hasta donde viajaba también por aire dos veces al mes para arreglarse el cabello o hacerse manicure en la Plaza Antara de Polanco. Al respecto, sus escoltas han declarado que sus viajecitos de salón eran con cargo al erario público.

Si recordamos los looks de Karime, no eran comunes, y hasta rayaban en lo extravagante, como una mascada rosa con calaveras del diseñador Alexander Mc Queen que usó en un evento contra el cáncer.

Ahora que se conoce toda este derroche que la señora hizo con su tarjeta de crédito American Express platino, apenas un año después de que Javier Duarte tomara posesión como gobernador, muchas preguntas han surgido.

¿Por qué el SAT no le fiscalizó sus tarjetas de crédito? ¿Por qué no se les investigó cuando estaban en el poder al ver tanto exceso?

Recordemos que lo que hoy se conoce como discrepancia fiscal (gastar más de lo que se gana) en ese año no estaba implementado. Además de que los gastos realizados por Macías Tubilla fueron con una tarjeta adicional de su amigo y prestanombres Moisés Mansur Cysneiros, hombre que podía comprobar esos gastos por la riqueza que posee.

Hoy, con todos esos antecedentes de funcionarios corruptos, será necesario que los ciudadanos exijamos que se vigilen sus gastos personales, no vaya a ser que se mezclen sin querer con el dinero del pueblo.

Ahora ya podemos entender los veracruzanos las declaraciones de Karime cuando dijo: “Estoy convencida de la buena administración, de que Javier Duarte es un gran administrador de los recursos públicos. Agradezco al gobernador Javier Duarte y mi total confianza y respaldo de que las finanzas de Veracruz están en buenas manos”.

Definitivamente no fueron suficientes las planas de “merezco abundancia” y tuvo que convencerse haciendo compras millonarias.

[email protected]

@NumerosRojos_BC

Compartir

No hay comentarios

Dejar respuesta