Durante la pasada visita de Enrique Peña Nieto a Irapuato, familiares y amigos de Hiroshi se manifestaron para reclamar seguridad y justicia.

Su esposa (ahora viuda) escribió una carta al presidente narrando el trágico hecho a detalle. Señalando que su esposo SEGUÍA VIVO cuando las autoridades llegaron pero no movieron ni un dedo para salvar su vida ni dejaron que se retiraran a un hospital.

Con más detalles la carta escrita por Gloria Freer, describe el suceso y exige a las autoridades SEGURIDAD.

Por favor, difundan la carta:

Carta

Muy respetuosamente me dirijo a usted, para suplicarle su ayuda, su intervención en mi caso que enseguida le narro; así como su protección.

Yo tenía una vida común y corriente, como cualquier persona, como cualquier mexicano, un matrimonio feliz, tres hijos: Una niña de 6 años, un niño de 4 y un bebé de 10 meses. Pero el pasado 2 de noviembre de 2016, mis hijos y yo, fuimos víctimas de la peor tragedia que un niño puede vivir.

Mi marido Hiroshi y yo, llevamos a los niños a que conocieran las tradiciones del día de muertos en Guanajuato. De ahí, pasamos al Cerro del Cubilete, a dar gracias a Cristo Rey.

Al regresar a Irapuato, alrededor de las 19:30 p.m., y considerando que los niños no habían comido bien, nos paramos para comprar unos tacos, a una cuadra de nuestra casa.

Yo me bajé de la camioneta para comprar los tacos, y de pronto, tres individuos se acercaron a la camioneta, tratando de quitársela a mi esposo, con mis hijos adentro.

Mi marido, por proteger a los niños no se bajó de la camioneta, para evitar que se la llevaran con los niños adentro! Razón suficiente para que estos malditos delincuentes, accionaran su arma de fuego y DISPARARAN a mi marido en el cuello, FRENTE A LOS NIÑOS…

Mi marido en su afán de protegerlos, accionó los seguros de las puertas y aceleró, sin embargo unos metros adelante, se desvaneció. Si, con los niños dentro de la camioneta. Siendo testigos del asesinato de su propio padre.

Al darme cuenta, corrí de inmediato hacia la camioneta, mis hijos desesperados, traumados, sin entender qué pasaba! Le pedí a mi hija me abriera el seguro, para poder abrir la puerta de la camioneta y ver qué tenía Hiroshi

La niña me abrió, ví a mi marido con el disparo, pero CON VIDA!.

Llamé a los servicios de emergencia, a la cruz roja, a pedir ayuda!!! Mi marido se estaba muriendo! Después de algún tiempo llegaron los policías preventivos, municipales, a quienes les pedía ayuda, para llevar a mi marido al hospital más cercano, a urgencias, pues estaba mal herido… No accedieron… Les supliqué, me hinqué ante ellos para que me ayudaran a mover a mi marido para yo llevármelo manejando la camioneta… No me lo permitieron… Argumentando que teníamos que esperar a los paramédicos, y que teníamos que esperar a la autoridad estatal, pues había sido un evento con arma de fuego… Incluso pusieron una patrulla delante de la camioneta, para evitar el avance de la misma. PERO HIROSHI ESTABA VIVO AÚN!!

Llamamos a los servicios del 911, y sólo contestaba una contestadora… Nunca tuvimos atención del 911.

La ambulancia tardó 50 minutos en llegar… Y nadie me dejaba llevar a mi marido a recibir atención médica. Desde luego, cuando la ambulancia llegó, ya había fallecido mi marido, quien estuvo con vida alrededor de 20 min… Tiempo en el que, estoy segura habríamos llegado a Emergencias de algún hospital.

La única esperanza de vida y salvación que pudo haber tenido mi esposo, se la arrebataron los policías municipales, de la manera más criminal…. Por ello los culpo también como cómplices del asesinato de Hiroshi, mi esposo.

Pues bien, han pasado 23 días de ese, que fue el más negro día de nuestras vidas. Fue un asesinato que conmovió a la sociedad entera.

He de decirle Sr. Presidente, que NADIE, absolutamente NADIE del Municipio de Irapuato se ha acercado a mi persona ni a mi familia, para ver qué necesitamos, para ofrecer apoyo, para ofrecer ayuda, para indicarnos a qué tenemos derecho, y darle seguimiento al caso, para hacer su trabajo!!

Estoy enterada de que tenemos derecho a tratamiento psicológico, a participar en las investigaciones, pero no hemos tenido respuesta alguna de la autoridad… Ni para darnos el pésame!

Me pregunto… ¿Tan insignificante es la vida de un buen ciudadano, para las autoridades?, ¿Tan poco le importa la vida de alguien a Ricardo Ortiz, el Alcalde; y a Félix Servín, el Director de Seguridad Pública?… Yo, como viuda, y mis hijos, como huérfanos de padre.. ¿No merecemos acaso un trato humano, compasivo? ¿Qué clase de presidente municipal tenemos, qué clase de Gobernador?

Señor Presidente, la seguridad en Guanajuato es una pesadilla!! A diario se conoce de asaltos, robos, asesinatos, violaciones… ¿Qué le dicen a usted? No crea las mentiras! No es cierto que Guanajuato es un estado seguro!!

Disculpe el atrevimiento de acercarnos a usted, pero no encuentro la salida!.

Le suplico que me ayude, quiero exigir lo siguiente:

1. Que se esclarezca el asesinato de mi marido, Hiroshi Mitani Miranda.

2. Que encuentren y encarcelen a los culpables, pues mientras estén sueltos, todos corremos peligro.

3. Que nos brinden protección 24/7, pues los medios se han encargado de difundir fotos de mis hijos, fotos mías y exhibir la dirección particular de nuestra casa. A la fecha NADIE nos ha brindado ABSOLUTAMENTE ninguna garantía de seguridad. Mis hijos y yo estamos expuestos y vulnerables… Tengo pánico de que nos vuelva a pasar algo.

4. Que me brinden alguna fuente digna de trabajo para poder mantener a mis tres hijos. Pues Hiroshi se encargaba de nuestra manutención. Era Arquitecto.

5. Que nos brinden las condiciones en Irapuato, para que no vuelva a haber “¡NI UN HIROSHI MÁS!”

Compartir

No hay comentarios

Dejar respuesta