Isabel Ortega/

Xalapa, Ver., 14 de marzo de 2017.- Con 25 votos en contra del PRI, Morena y tres diputados la fracción Juntos Por Veracruz rechazó autorizar al Ejecutivo del Estado el poder reestructurar la deuda pública del Estado.

En la sesión extraordinaria después de que se presentaron los argumentos para validar el dictamen no se alcanzó la mayoría calificada -34 votos a favor- para permitir renegociar la deuda con 21 instituciones bancarias.

Durante la reunión de trabajos se dieron chiflidos, aplausos y gritos de transportistas que abarrotaron la sesión legislativa, y la salida de los 9 diputados priistas, quienes se reunieron en un privado tras la Mesa Directiva, provocó mucha expectativas, pues se pensó que había abandonado la sesión, con lo que no se lograba el quórum para votar el dictamen de la comisión de Hacienda del Estado.

Nuevamente se criticó a los diputados de Morena, quienes anunciaron su voto en contra del dictamen, pues anteponen una agenda nacional a las necesidades de Veracruz.

Además de que se puso en duda la transparencia del gobierno “del cambio” y se acusó que se incurren en las mismas prácticas del viejo régimen al pedir un “cheque en blanco” sin tener los datos financieros para conocer en cuánto se incrementaría la deuda del Estado.

Al momento de votar, además de los diputados del PAN y PRD, validaron el dictamen los ex priistas Vicente Benítez, Rodrigo García Escalante, Gerardo Buganza Salmerón, así como el exmorenista y diputado independiente Sebastián Arellano.

PAN se cura en salud, reestructura no es capricho es necesidad

El coordinador del PAN, Sergio Hernández Hernández, usó la máxima tribuna para responsabilizar al PRI de la deuda pública de Veracruz, que hoy lo tiene a un paso de la quiebra técnica.

Dijo que Veracruz atraviesa la peor crisis a consecuencia de las “irresponsabilidad de muchos gobiernos que no entendieron que el contratar deuda, para tener recursos en ese momento, iba comprometer a futuras administraciones.

“La voracidad de los gobernantes les hizo tomar decisiones a la ligera, desviando recursos para que acabaran en sus bolsillos”, acusó

Aun y cuando hay 21 créditos bancarios por más de 46 mil millones de pesos, no se ve dónde se aplicó el recurso, pues hay cientos de obras inconclusas, puentes que no llevan a ningún lado y carreras destrozadas.

Además de un pasivo circulante que tiene colapsado al sector empresarial y de proveedores del gobierno.

“Dejamos a un lado los colores y las ideologías que tomemos conciencia por Veracruz. No es un capricho es una necesidad para que no estalle un conflicto social”, reiteró.

Un dictamen en lo oscurito acusa Morena

Por su parte el diputado de Morena, Amado Cruz Malpica, criticó que se redactaran tres dictámenes en sólo dos meses, lo que permitió corregirle la plana al ejecutivo quien buscaba ampliar el pago de la deuda por 50 años.

“Es la tercera versión de un acuerdo en lo oscurito del PAN, PRD y PRI, es producto un chantaje” acusó y pidió que el coordinador del PAN aclare en qué consistió la coacción de parte del tricolor.

Cuestionó cómo es que se calcula el déficit financiero de 20 mil millones de pesos en el presupuesto para el presente ejercicio fiscal, cuando aún se está haciendo un reajuste al gasto público.

La intención de renegociar la deuda por más de 46 mil millones es para tener un flujo de mil 400 y mil 700 mdp para el 2017 y 2018, hecho que calificó de “desproporcionado”, pues se va a ampliar el plazo de pago de pasivos con bancos por más de una década a cambio de liberar poco más de 3 mil millones para gasto corriente.

“Se ha tratado con frivolidad el debate sobre el tema, se baja el plazo de 50 a 30 años, o el ejecutivo no examinó con seriedad la propuesta, o la comisión lo bajo sin el cálculo necesario, cualquiera de las dos hipótesis, en caso de cubrirse, son lamentables”.

Además observó como en dos meses se incrementó la deuda con bancos de 41 mil a 46 mil millones de pesos y calificó de inconstitucional el dejar abierta la posibilidad para que de no concretarse la reestructura este año se pueda continuar negociando en el 2018.

Juntos por Veracruz se divide por la reestructura

A nombre de su fracción Fernando Kuri subió a criticar el dictamen que se iba a votar y puso en duda el supuesto déficit del gobierno, pues en diciembre se aprobó la ley de ingresos y presupuesto de egresos y en los dos coincidía el ingreso y gasto de 101 mil millones de pesos.

Acusó que la Sefiplan es una dependencia opaca que dio la información a cuenta gotas y a modo, para que las cosas parezcan más graves de lo que son.

El nuevo documento, criticó, no se incluye los montos a liberar ni las tasas de la negociación, que en otro momento si se dieron, además que se incrementó en 4 mil millones de pesos la deuda a renegociar.

Aseguró que al incluir en el dictamen la posibilidad de pagar a los alcaldes, solo si eran suficientes los remanentes de lo que se iba liberar al ampliar los plazos de pago de los créditos, era solo un gancho sin comprometer un solo peso para tener el voto de la oposición.

“De nueva cuenta se nos quiere tomar el pelo y se presentan un dictamen que da un cheque en blanco al gobierno para que de manera discrecional libere el dinero”.

Comentó que sólo se les da un placebo o promesa de que va a ver recursos para concluir las obras, pero eso no ayudará a resolver la situación económica.

“El discurso incendiario y mediático que estamos en crisis debe acabarse, es tiempo de hablar con datos duros, no puede el Congreso ser sorprendió por autoridades financiera que ocultan información”.

Compartir

No hay comentarios

Dejar respuesta