Astrolabio Político

Por: Luis Ramírez Baqueiro

“El egoísmo social es un comienzo de sepulcro.” – Víctor Hugo.

Empantanados en el tema de la urgente necesidad de reestructurar la deuda de Veracruz, la cual se estima en cerca de 45 mil millones de pesos, los veracruzanos están siendo distraídos de un tema verdaderamente importante, como lo es el encubrimiento que a lo largo del sexenio de Enrique Peña Nieto se hizo del prófugo Javier Duarte mientras mal manejo el recurso de los veracruzanos.

La forma en que se intenta evidentemente distraer la atención de ese hecho, se traduce en toda la parafernalia para aprobar el tema de la reestructuración de la deuda en la entidad, misma que se convierte en la única salida viable desde el punto de vista financiero para Veracruz, toda vez que los elementos de política económica han sido puestos sobre la mesa, pero políticamente, han sido desechados, ante el elevado costo que representaría el adelgazar la estructura burocrática, traducida en un excesivo y elevado gasto corriente, que asfixia las finanzas estatales, al punto de colocarlas al borde del colapso, pues en vez de limitar el volumen de contratación, optaron por despachar a los identificados con el antiguo régimen para una vez depuradas las áreas se contratará a los amigos y cuates del presente gobierno.

Pero vayamos al porqué de las cosas.

Si usted es de los mexicanos comprometidos con su patria, y que desde siempre ha asumido su civilidad en toda la expresión de la palabra, le cuestiono ¿cuantas veces se ha tenido que tronar los dedos para no atrasarse con el pago de los impuestos? seguramente han sido muchas, dependiendo del giro o actividad al que se dedique; tan común resulta, que desde la década de los 70’s y 80’s nuestros padres se referían al tema señalando que tenían que ponerse al “corriente con Lolita” para evitar las multas, recargos y sanciones inherentes al cobro del impuesto.

Pues resulta que si usted por desgracia, prolonga demás el pago de sus contribuciones, seguramente recibirá la visita de uno de los integrantes del SAT, que muy propio y muy orondo le habrán de realizar una revisión, que no auditoria, por osar oponerse a los designios del señor de las contribuciones.

Ahora bien, lo verdaderamente lamentable en todo esto, es enterarse por boca de la secretaria de Finanzas y Planeación de Veracruz, Clementina Guerrero García, que en efecto el Gobierno del cambio, ese que tanto enarbolo el gobernador Yunes Linares, enfrenta una severa crisis por la falta de pago de impuestos.

Y es que con este hecho se confirma claramente que el gobierno federal, resguardo, protegió y encubrió al prófugo Duarte, pues no existe explicación alguna, para hacer de cuenta que los 13 mil millones de pesos no enterados a la federación por concepto de pago de impuestos se pueden meter bajo la alfombra sin que nadie se diera cuenta de nada.

De esta manera, grave resultarían evidenciar como la autoridad federal emplea un doble discurso, mientras de dientes para afuera afirma perseguir al ex gobernador de Veracruz, por otro lado, le permitió no enterar esta mísera cantidad de impuestos, que si fuera cualquiera de nosotros, en una proporción menor, habríamos sido ya sujetos de embargos, congelamiento de cuentas, y hasta prisión por no aportar al erario la parte correspondiente al pago de impuesto sobre la renta respectivo.

Es momento de cuestionarle fuerte y claro, al presidente Enrique Peña Nieto, a su titular de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade y a todos, aquellos que sirvieron en las diversas áreas sustantivas del gobierno federal, si el tema de la no declaración y enteramiento de impuesto –traducido en pago- no les resultaba por demás alarmante o cuando menos, un foco rojo, a todos los señalamientos que provenían de Veracruz.

Basta ya de querer comportarse como santos, cuando en la realidad, han actuado como cómplices y encubridores del mayor rufián que haya pasado por el gobierno de Veracruz, esperemos que cuando menos, sus compinches, esos que hoy se jactan de contar con fuero, puedan al menos, devolver lo que mal obtuvieron a expensas del dolor y sufrimiento de un pueblo, que está hasta la madre de tal nivel de corrupción.

Sextante

Comienzan a decantarse las fuerzas políticas por quienes serán sus candidatos a la alcaldía de Xalapa. Mientras Morena le apuesta al investigador del CIESAS Golfo, Hipólito Rodríguez Herrero, Movimiento Ciudadano, por Carlos Luna Escudero, la Coalición PAN-PRD, por un recargado David Velasco Chedraui, que parece no tener nada, más que el respaldo de los poderosos empresarios de la cadena de tiendas de autoservicio “Donde la Familia está de acuerdo”, y créame que ya con ello, es suficiente para dar la pelea, aun cuando por ahí, la mayoría le tache de Tontín, y más recientemente la Coalición Parcial del PRI-PVEM, con Alejandro Montano Guzmán, que vendrá por una revancha personal tras su complicada llegada a la diputación federal, precisamente empantanado y definido de último minuto por un ex integrante del clán Yunes que hoy gobierna Veracruz.

Compartir

No hay comentarios

Dejar respuesta