“Es el triunfo de las prerrogativas sobre el honor”, para ponerlo en boca de Fernando Belaunzarán.

Hablamos del tema con Dolores Padierna. Ella ha salido perjudicada en toda esta historia. La hicieron coordinadora provisional en la reunión CEN en la que se votó, por mayoría calificada, la destitución de Barbosa.

Los 15 que apoyan al poblano la ignoraron. Ni siquiera la invitaron a la reunión en la que se votó a Morón. Lo eligieron sin la presencia no sólo de Dolores, sino de Angélica de la Peña, Isidro Pedraza, y Luis Sánchez.

Los cuatro que no están con el poblano. Eso le dio un toque de ilegalidad a la elección de Raúl como coordinador y provocó una fuerte reacción de Padierna.

La mujer alzó la voz, calificó de “ilegal” la elección, y recordó que se mantiene como coordinadora provisional del grupo.

Nos dijo:

“Hablé con la presidenta del partido, Barrales, para que sea ella quien convoque a todos los que sí estamos en el PRD, y resolver ya esta situación. Yo respetaré la decisión que allí tomemos como compañeros que somos sin problema alguno, si es democrática y sin presiones de ninguna especie”.

Dolores coincide con Barrales en que se debe reponer el procedimiento, pero sólo con los senadores que son del PRD. “Y con los de Morena debe hacerse un frente parlamentario”, puntualizó. De paso le dio un rayón a Pablo Escudero, presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Senadores, quien dio su reconocimiento al senador destituido, sin tener facultad alguna para hacerlo.

Se lee en Arsenal de Francisco Garfias en Excélsior.

Compartir

No hay comentarios

Dejar respuesta