Astana, 15 Marzo 2017.- La tercera ronda de negociaciones de paz para Siria concluyeron hoy en esta capital de Kazajistán sin progresos sustanciales, debido a que la oposición siria boicoteó la reunión al acusar a Rusia y Siria de incumplir el cese al fuego en vigor desde diciembre pasado.

“El proceso de Astaná es una parte importante del proceso de Ginebra… las reuniones tripartitas continuarán. La nueva ronda de negociaciones Astana-4 se celebrará del 3 al 4 de mayo “, dijo el viceministro de Exteriores kazajo, Akylbek Kamaldinov.

Anteriormente, el Ministerio de Exteriores de Kazajstán había anunciado que la delegación de la oposición siria debía llegar a Astaná esta noche para participar en las discusiones encaminadas a poner fin al conflicto en la nación árabe.

“Esperamos que la oposición armada siria llegue a Astaná esta noche o mañana por la mañana. Algunos representantes de la delegación rusa se quedarán en Astaná para poder discutir algunos temas con la oposición siria”, dijo el negociador ruso Alexander Lavrentiev en conferencia de prensa.

La oposición siria demandaba una serie de condiciones previas antes de aceptar participar en la tercera ronda de conversaciones de paz en Astaná.

Los insurgentes sirios se resistieron a participar en Astaná-3 por entender que tanto Rusia como el Gobierno de Damasco incumplían las condiciones del alto el fuego de Guta y por la persistencia de la violencia en Al Waer, el único barrio con una presencia insurgente en la ciudad siria de Homs.

El pasado 7 de marzo, Moscú informó del establecimiento de una tregua hasta el próximo 20 de marzo en Guta oriental, el principal bastión rebelde de las afueras de Damasco.

“La ausencia de la oposición siria no es del interés de la propia oposición. Vemos que hay fuerzas que quieren perturbar cualquier conversación de paz en Siria. Son fuerzas que quieren resolver la crisis siria por medios militares. No debemos sucumbir a esta provocación”, dijo Lavrentiev.

El jefe de la delegación gubernamental siria, Bashar Jafaari, culpó a Turquía, que junto con los rebeldes se opone al régimen sirio de Bachar al Asad.

“La principal razón por la que la oposición armada siria no vino a Astaná es porque Turquía impide la aplicación del alto el fuego”, dijo Jafaari.

Lavrentiev dijo que los representantes de las tres naciones garantes del alto el fuego “debatieron el estado de las regiones reconciliadas para consolidar el alto el fuego, la creación de una comisión constitucional para Siria, el intercambio de prisioneros de guerra y la eliminación de las minas terrestres” en Palmira, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Jafaari, sin embargo, dijo que las delegaciones no tocaron el tema de la creación de una comisión constitucional.

“No discutimos esta cuestión. Absolutamente no “, subrayó.

Información de notimex

Compartir

No hay comentarios

Dejar respuesta