Columna Sin Nombre
@pablojair
enlaceveracruz212.com.mx

Lo que debiera ser una normalidad administrativa, se convierte en el contexto de irregularidades financieras de Veracruz, en nota periodística.

Me explico: llegaron filtraciones en torno a la eventual gestación de un “paro de manos caídas” de trabajadores del PRI por falta de pagos de nómina y buscando la información, acudí a la sede del partido para cruzar información entre los trabajadores.

Debo referir que no asistía al PRI desde hace un buen tiempo, en donde regularmente cubría algunos eventos del partido para conocer alguna postura general en torno a temas políticos de la coyuntura.

Mi intención más que buscar la fuente oficial, fue entrevistar al personal de pie, al que hace la “talacha” en la institución para corroborar los hechos.

Lo primero que me percaté fue que existe una barda perimetral en el edificio y que existe un sistema de videovigilancia (que a nadie se le había ocurrido antes), además de que la plaza “Reyes Heroles” que se encuentra frente al edificio, se encuentra remozada y limpia.

También observé que el personal checa sus entradas y salidas, y que se habilitaron baños para personas con capacidades diferentes; que en todo su edificio hay mobiliario nuevo, plantas de ornamento y en general lucen renovadas sus instalaciones. Bien. Le hacía mucha falta.

Y mis fuentes me confirman que se han hecho —por vez primera— acciones para dar certidumbre jurídica y laboral a sus trabajadores.

Se observa dinamismo en el personal, están trabajando y preparándose para las próximas elecciones, al menos, ese es el ambiente que se respira. Hay poco tiempo y saben que hay mucho trabajo por delante en un estado tan complejo.

También nos refiere el personal entrevistado que les deben la primera quincena del mes de noviembre, pero que personal de Finanzas y la Contraloría visitaron las diferentes áreas del partido para explicar que se debe en el retraso en las ministraciones (recursos monetarios) del Organismo Público Local Electoral (OPLE) a los partidos políticos.

La pregunta es por demás obvia: ¿las acciones de remozamiento y compra de mobiliario estarían afectando que hoy no se cubran sus honorarios al personal del PRI? Creo firmemente que no.

Lo que sí: los desaciertos de Javier Duarte están afectando hoy al ex partido donde militaba y terminaron por expulsarlo.

Y la nota pues es que, mientras el desorden financiero impera en las finanzas estatales por el paso de Duarte y compañía, en el PRI de Veracruz comentan que se ha recibido una felicitación desde el Comité Ejecutivo Nacional por el manejo equilibrado de las finanzas.

Esto que debiera ser una constante en todas las instituciones y normal en una administración, pero hoy es noticia en Veracruz.

Cuando en el escenario nacional se maneja que existen más de 600 millones de pesos en adeudos fiscales de todos los partidos nacionales y locales en el país, en Veracruz las finanzas del PRI están al corriente en sus pagos de impuestos, o al menos eso es lo que se maneja.

Con dos meses de retraso –octubre y noviembre- de los recursos pendientes del OPLE, el PRI de Veracruz sólo adeuda la primera quincena de noviembre a sus empleados.

Algo deben estar haciendo bien y en este desorden financiero del estado, que en el PRI se tenga una administración equilibrada, es por mucho, una nota de relevancia.

Compartir

No hay comentarios

Dejar respuesta